Los 7 mejores momentos para aprender a educar en positivo

disciplina-positiva-ejemplos

Tener un bebé en brazos es todo ternura. Durante el primer año se establece una conexión única y especial entre el niño y sus padres que hace que literalmente sus vidas estén unidas para siempre. Da igual los años que pasen vosotros siempre vais a estar unidos a ese bebé que sostuvisteis en brazos con todo vuestro amor y a él o a ella le ocurrirá lo mismo con vosotros. Este periodo de “enamoramiento” es esencial para que se establezca esa relación de confianza que hará al niño sentirse seguro toda su vida.  Sin embargo, esta etapa no dura siempre. ¿Por qué llega un momento en el que aparecen los conflictos? ¿Qué es lo que hace que tengan rabietas, enfados o que actúen como si quisieran desafiarnos?

No siempre son bebés

Cuando llega ese momento en el que el niño o la niña empieza a tener sus primeros berrinches, cuando aparecen las primeras rabietas o el niño se empieza a enfadar con la mamá muchas madres y padres comienzan a preocuparse. En la consulta muchas veces hacen comentarios como “Mi hijo está cambiando” o “¿Qué pasó con mi bebé?. La realidad es que no ha ocurrido nada. Sigue siendo el mismo bebé de siempre solo que ahora tiene necesidades distintas. Sigue necesitando de tus cuidados, tu amor, cariño y comprensión, pero ahora además necesita que le ayudes a entender las normas, los límites y a desarrollar su autocontrol.

Por eso, aunque cualquier momento es bueno para empezar a educar en positivo, es cuando el niño comienza a demostrar comportamientos un poco difíciles de gestionar por parte de los padres cuando las estrategias de educación y disciplina positiva se vuelven más útiles.

Estos son los 7 mejores momentos para comenzar a aprender a educar en positivo

A continuación vas a poder leer acerca de algunas señales y momentos clave que suelen ser indicadores de que los padres pueden sacar el máximo provecha a comprender los principios y las técnicas de la educación en positivo.

1. Alrededor de los dos años

Los dos años marcan un antes y después en el desarrollo del niño. Es cuando los niños empiezan a demostrar más carácter y aparecen los primeros conflictos entre padres e hijos y por eso es un buen momento para aprender a gestionar estos conflictos de forma positiva para los niños y para los padres.

2. Cuando tienen sus primeras rabietas

Las rabietas generan mucha confusión y malestar en toda la familia. Los padres se suelen sentir desconcertados y los niños lo pasan muy mal. Aunque son un fenómeno natural, saber cómo actuar os va a ayudar a:

 Sentiros más seguros acerca de cómo actuar

Poder ayudar al niño de la forma más positiva

Reducir la frecuencia e intensidad de las rabietas

3. Cuando sientes que te desafían

Enfados, faltas de respeto e incluso manotazos son comportamientos totalmente normales en los niños y es bueno estar preparados para saber cómo abordarlos. Aunque sin lugar a dudas si sientes que el niño o la niña está haciendo estas cosas para desafiarte te vendría muy bien cambiar la perspectiva para poder comprenderlo y ayudarlo sin erosionar la relación entre vosotros.

Tener la sensación de que estamos perdiendo el control es un indicador claro de que la educación en positivo nos va a ayudar a sentirnos más seguros

4. Cuando sientes que está cambiando

Es frecuente que los padres me digan frases como… “Antes era un niño muy bueno”, “Mi hijo a cambiado” o “¿Qué pasó con mi bebé?”. La realidad es que no pasó nada. Simplemente su cerebro ha evolucionado y todos esos comportamientos indican que necesita otras cosas de ti, como límites y normas. Aprender a darle estas cosas de la forma adecuada te ayudará a volver a encontrar al niño maravilloso que siempre ha sido y siempre será.

5. Cuando tienes curiosidad

La curiosidad es una de las habilidades que vamos perdiendo a medida que nos hacemos mayores. Para los niños es muy importante porque les permite a aprender nuevas habilidades que les ayudarán en distintos momentos de su vida. Si la educación en positivo despierta tu curiosidad es porque algo te dice que te puede ayudar. Puedes satisfacer esa curiosidad aquí.

6. Cuando sientes que pierdes el control

Este es el indicador más importante. Si en los últimos días o semanas has sentido que tus hijos no te respetan o que no puedes hacerte con ellos o si la pérdida de control te ha llevado perder el control de tus nervios o sentirte muy frustrada creéme que es una señal inequívoca de que necesitas ayuda. La educación en positivo te va a dar herramientas efectivas que te van a ayudar a saber cómo actuar en muchas situaciones en las que ahora te sientes perdida y frustrada.

7. ¡HOY!

En realidad el mejor día para aprender a gestionar conflictos de forma positiva siempre es ayer, pero HOY es el segundo mejor día y mucho mejor que mañana. Y la razón es muy sencilla; si no cambias tu forma de actuar la dinámica familiar se vaya deteriorando. Las rabietas se harán cada vez más frecuentes, los insultos o faltas de respeto se irán normalizando y tu frustración y tus gritos cada vez se te harán más necesarios porque no has aprendido otras formas de manejar situaciones difíciles. No te lo pienses más e inscríbete HOY en el mejor Curso Online para aprender a Educar en Positivo. ¡Más de 50.000 familias satisfechas!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.