fbpx

10 pautas para hablar con los niños del COVID-19

COVID-19 Niños

Anoche nos encontramos en casa con una situación especial. La Comunidad de Madrid (donde vivo y trabajo, junto a mi mujer y 3 hijos) anunciaba que los colegios cerrarían durante los próximos 15 días, algo que afecta a los padres, pero lógicamente también a los niños. Es normal que nos pongamos nerviosos, que existe incertidumbre, porque es una situación que no hemos vivido ni ahora que somos padres ni cuando fuimos niños. No tenemos modelos de actuación porque no podemos recordar una situación similar. Sin embargo, a pesar de la incertidumbre que pueda despertar es importante que sepamos reaccionar ante esta situación y explicársela a nuestros hijos.

NO DEBEMOS CAER EN EL PÁNICO. Estas medidas no se toman porque sea una situación de emergencia, sino porque símplemente es lo más sensato para el bien común. Para proteger a las personas más vulnerables. Para evitar que la epidemia se propague de manera descontrolada y también para evitar que se colapsen los servicios de emergencia. Es tan sencillo y tan importante como esto que acabas de leer.

TENEMOS QUE EXPLICAR A LOS NIÑOS UNA SERIE DE COSAS. Una de las medidas que más ayuda a los adultos y los niños a reducir la incertidumbre es tener la mayor información posible. Seguramente muchos de vosotros os encontráis nerviosos porque no sabéis cómo se va a gestionar esta situación en vuestro lugar de trabajo, cuántos días va a durar o que medidas váis a tener que tomar. La incertidumbre crea nerviosismo en los adultos y en los niños también. Por eso es importante explicarles las cosas dentro de lo que por su edad sean capaces de procesar. Para que las entiendan, para que puedan seguir las pautas lo mejor posible y para reducir la incertidumbre.

ES IMPORTANTE CONFIAR EN ELLOS Y DARLES RESPONSABILIDAD. Los niños con alergias alimenticias o con enfermedades crónicas como la diabetes nos enseñan una gran lección; que los niños pueden ser muy responsables con su salud si les explicamos las cosas de forma adecuada . Tus hijos son mucho más capaces de seguir pautas y normas básicas de su cuidado de lo que creemos. Sólo necesitan que se lo explicamos adecuadamente, así que es importante hacerlo bien y enseñarles a cuidarse.

ES IMPORTANTE EXPLICAR LAS COSAS DE UNA MANERA QUE PERMITA AL NIÑO ENTENDER SIN CAER EN EL MIEDO. Lo más importante que debemos recordar en este sentido es que en estos casos, siempre que debemos explicar malas noticias o situaciones especiales, EL CÓMO es más importante que el propio mensaje que transmitimos. Una mala noticia explicada con nerviosismo o angustia va a provocar una gran reacción emocional en el niño, porque los niños tienen mucho más desarrollado el cerebro emocional que el racional y, por lo tanto comprenden más de lo que transmitimos con nuestras actitudes y emocionesl que de lo que explicamos con nuestras palabras.

Los niños pueden ser muy responsables con las pautas de salud si se lo explicamos adecuadamente

Por todo ello, para que podáis informarles, para que podáis reducir su incertidumbre, para que podáis transmitirles pautas de cuidado y para que podáis transmitir toda es información de la manera más calmada y tranquila a vuestros hijos he querido elaborar estas 10 pautas que creo os pueden ser útiles.

1. Busca el lugar y momento adecuado para hablar

Los lugares y momentos más propicios para hablar son en casa, sentados todos alrededor de una mesa. Es posible que los niños os pregunten a la salida del colegio muchas cosas. Podéis contestar con brevedad y explicar que váis a hablarlo más tranquilamente en casa

2. Esperad a estad todos los adultos presentes

Siempre que sea posible es conveniente esperad a que los dos progenitores estén presentes para hablar de este tema. A los niños les va a dar sensación de solidez e importancia. 

3. Sentaos de tal forma que podáis miraros a la cara

Hablar mientras paseamos porque no llegamos a algún sitio o mientras vamos en el coche no es la mejor idea porque al no mirarnos a la cara el niño puede perder hasta el 60% de la información no verbal. Por eso lo más conveniente es que lo hagáis alrededor de una mesa. 

4. Liberad la mesa de distracciones

Es importante que no haya distracciones en la mesa. Retirad juguetes y dibujos y evitad hablar mientras merendáis o cenáis. Un buen momento puede ser después de la merienda o antes de cenar. 

5. Utilizad un lenguaje no verbal calmado

Lo más, más importante es que cuando habléis vuestra postura, vuestros gestos y tono de voz demuestren calma y confianza. Esto puede ser difícil porque muchos adultos están viviendo esta información con cierto grado de incertidumbre y nerviosismo, pero os tengo que recordar que de todo lo que habléis lo que vuestros hijos más van a recordar va a ser la sensación de calma o nerviosismo que les transmitáis. Hablad despacio. Haced pausas. Evitad enfadaros si los niños se distraen y mantened un estado de ánimo tranquilo durante la conversación.

El cómo explicamos las cosas es más importante que lo que explicamos. Mantén la calma. 

6. Dad mensajes cortos y acordes a la edad

Es importante que adaptéis la longitud del mensaje a la edad de los niños. Para niños menores de 3 años bastará con explicarles que en unos días no habrá cole y que van a estar con papá o con mamá. Para niños entre 3 y 6 años es importante explicarles, dentro de lo que podamos, lo que va a pasar en los próximos días (que no van a ir al cole, con quién se van a quedar, el tipo de actividades que vamos a hacer etc) y repasarlo varias veces porque les va a costar mantenerlo en la memoria. Si preguntan, les podemos explicar que hay un bichito que puede hacer que estemos costipados o malitos. Para niños mayores de 6 años podemos dar más información centrada en la importancia de la prevención y en que no es peligroso para niños pequeños. Siempre recordando la pauta de hablarlo con calma y de una manera sencilla.

7. Explicad todas las prácticas que son aconsejables

Es importante que los niños comprendan, recuerden y repasen los hábitos saludables en esta situación concreta porque les ayudará a entender algunos cambios en nuestro comportamiento, límites y nuevas normas que vamos a introducir durante las próximas semanas. 

  • Lavarse las manos con frecuencia
  • Reducir las visitas a los abuelos (y posiblemente los besos y abrazos, sobre todo si tienen algún riesgo añadido como insuficiencia respiratoria, hipertensión etc)
  • Evitar sitios muy concurridos como parques de bolas, centros comerciales etc
  • Aplazar algunas celebraciones como cumpleaños, reuniones con familiares y viajes innecesarios

8. Repasad

El repaso, resumir lo que hemos hablado preguntando a los niños que nos ayuden a hacer ese resumen va a permitir a los padres entender hasta qué punto los niños han procesado adecuadamente todo lo que es importante que recuerden y sabemos que es la estrategia más eficaz para facilitar la memorización. Así que es muy importante realizar este repaso. 

9. Antes de terminar pedid al niño que haga todas las preguntas que necesite

Es muy importante que los niños pregunten todo lo que se les pueda ocurrir. Pueden ser ocurrencias tontas o preguntas más serias, pero es importante que pregunten. Las preguntas van a ayudar al niño a calmar la ansiedad que estos cambios puedan producir, a sentirse escuchado y saber que su opinión es importante. Todo ello le ayudará a entender lo que le explicamos mejor, a estar más tranquilo o tranquila y sentirse participe y responsable de su cuidado. 

10. Acompañad vuestra actitud calmada con un comportamiento calmado

De poco o de nada sirve que digamos a nuestros hijos que tenemos que estar calmados si hablamos con nuestra hermana atacados de los nervios o si observan que vamos al supermercado y salimos con 3 carritos llenos de provisiones. Mantener la calma en nuestra vida cotidiana les va a permitir vivir esta situación con más calma y también aprender de sus padres a gestionar situaciones difíciles de una manera tranquila y responsable.

Ayer por la noche decidimos hacer una asamblea especial, después de cenar. Estaban un poco cansados pero seguimos estos pasos para explicar la nueva situación y transmitir a nuestros hijos calma y seguridad. Recordad que los niños necesitan esta información para reducir su ansiedad, entender los cambios y ser capaces de colaborar mejor con las medidas de precaución, pero también que lo más más importante es que expliquemos todo transmitiendo calma y seguridad.  ¡Espero que os ayude!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *