3 reglas del autocuidado para madres y padres

Autocuidado

La crianza y cuidado de los hijos es una de las cosas más gratificantes que podemos hacer en nuestra vida, pero también puede ser un desafío para nuestro bienestar físico y mental. Es por eso que todos los que somos padres debemos tomar tiempo para practicar el cuidado personal. Estas son las 3 primeras claves del autocuidado para madres y padres. 

1. Céntrate en cómo te sientes

Estoy seguro de que sabes que tu hijo está resfriado antes de comience a estornudar. Pero como padre, es posible que no reconozca su propio estrés, cansancio o ansiedad. Estos síntomas son más difíciles de reconocer, pero pueden incluir los siguientes:

  • Dolores de cabeza
  • Problemas para dormir
  • Sentimientos de cansancio, tristeza o nerviosismo
  • Irritabilidad

2. Vuelve a centrarse en ti

A veces es necesario que le recuerdes que está bien hacer cosas solo para ti. Debes comprender que tomarte un momento para ti y tus necesidades es importante. Puedes pensarlo de esta manera; cuando practicas el cuidado personal, es su momento de trabajar en tu propio crecimiento, pero no solo para ti, sino también para tus hijos; para tu familia.

Es posible que ya conozcas los pilares del cuidado personal. Son las actividades que pueden ayudarte a vivir con salud y bienestar.

  • Dedica tiempo a hacer ejercicio (aunque sea dar una vuelta a la manzana) y elije comidas saludables.
  • Dedica tiempo a tus amistades y pasatiempos.
  • Sal al aire libre y tómate un momento lejos de los dispositivos electrónicos.
  • Encuentra momentos para la espiritualidad o simplemente para explorar los pensamientos propios a través de una práctica como la atención plena o la meditación.

Practicar el cuidado personal es exactamente eso, una práctica. Requiere de un cierto grado de compromiso para poder realizarlo con frecuencia. Pero la buena noticia es que es muy probable que sientas los beneficios cada vez que practiques. Pueden ser cambios momentáneos como sentirte un poco más enérgica y menos estresada.

3. Vuelve a enfocarte en ti misma

Una de las maneras más eficaces de conseguir un correcto cuidado emocional consiste en enfocar nuestra atención en nuestra propia mente. Detenernos y reflexionar sobre nuestra propio estado emocional, nuestros sentimientos y nuestros niveles de energía nos va a permitir tomar acción en muchos sentidos con las técnicas apropiadas.

  • Entrar en contacto con nuestras necesidades para poder prevenirlas
  • Detectar el cansancio antes de que llegue a ser un problema 
  • Detectar y desmontar pensamientos negativos como la exigencia, la culpa o el sentimiento de inferioridad frente a otros padres
  • Planificar tiempo para dar satisfacción a nuestras aficiones e intereses
  • Encontrar momentos de quietud para hacer yoga, meditar o dedicarlo a actividades que nos permitan perder la noción del tiempo y que son altamente reparadoras

El cuidado de los hijos requiere en todos los casos esfuerzo y sacrificio pero no tiene por qué ser sinónimo de sufrimiento. Con unos buenos hábitos de autocuidado es posible ser un padre o madre comprometido con tus hijos y, a la vez cuidar de tu propia salud y tus emociones. A veces sólo hace falta que seas capaz de centrarte en ti mismo/a para entender tus necesidades y atenderlas adecuadamente. En Septiembre podrás disfrutar de mi nuevo curso: “Autocuidado para madres y padres”. No te lo pierdas!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *