7 cosas que tu bebé quiere que sepas

bebé

Un bebé es un cambio muy grande y los nuevos padres a veces estamos un poco perdidos. Es normal… Acabamos de entrar a formar parte, como padres, de un mundo que dejamos atrás hace tiempo y que sólo conocimos como hijos.

Ser papá o mamá de un bebé es difícil. No tenemos conocimientos ni experiencia. No tenemos manuales de instrucciones porque cada bebé es único e irrepetible. No tenemos certezas ni seguridades porque cada familia es un camino totalmente nuevo que los padres tenemos que crear con nuestras propias habilidades. Es normal sentir miedo, inseguridad e incertidumbre, pero quizás estas 7 cosas que tu bebé quiere que sepas te ayuden a sentir un poco más de seguridad y confianza en lo que tienes que hacer y en todo lo que tú puedes dar a tu bebé.

7 cosas que tu bebé quiere que sepas

 

1. Que te necesita mucho

Si tu bebé pudiera hablar te diría que te necesita. Que te necesita mucho. Como ya sabes los bebés dependen de sus padres para todo. No se pueden vestir, alimentar o proteger del frío si no fuera por sus padres. Pero también te necesitan para aprender un montón de cosas que son esenciales y que se aprenden durante el primer año como vas a poder leer a continuación.

Sin duda, si pudieran hablar te dirían que te necesitan. De hecho cada día te lo dice muchas veces. Cuando llora porque tiene hambre, cuando llora en medio de la noche, cuando llora porque está cansado…pero también cuando se alegra al verte por la mañana, cuando te mira a los ojos, cuando se fija en como hablas para aprender a hablar o cuando se ríe a carcajadas contigo.

Por eso es importante que tengas mucha disponibilidad y dediques todo el tiempo que puedas a estar con tu bebé.

2. Que todo lo aprende de ti

Los bebés están programados para apegarse a sus padres. Es un programa que viene en nuestros genes y que sirve para que el niño se sienta protegido, pero también tiene otra función muy importante; el aprendizaje. El niño que se apega a sus padres se fija en todo lo que hacen. En su forma de hablar, de pronunciar las palabras, de explicar las cosas, en su ritmo vital, su capacidad para ocuparse de las cosas y de responder a la frustración y a los enfados. Los bebés aprenden, durante esos primeros años, todo de sus padres porque su cerebro está programado para absorber todo lo que pueden de nosotros.

Por eso es importante que seas un ejemplo que le transmita tranquilidad, calma y confianza. 

3. Que tu mundo será su mundo

El mundo de los niños es pequeño. Para ellos somos su tierra, su cielo y el universo alrededor. Sus padres, su casa, sus tíos y abuelos son todo el universo que conocen y, en base a ese universo verán el mundo desde este momento. Cuando en casa somos cariñosos el niño crecerá sintiendo que el mundo es un lugar afectuoso; cuando en casa somos tranquilos, el niño sentirá que el mundo es un lugar calmado; cuando en casa somos divertidos sentirá que el mundo es un lugar alegre, y cuando atendemos su necesidades sentirá que el mundo es un lugar donde se puede sentir seguro.

Crea un mundo en el que tu hijo pueda sentir las cosas que quieres que sienta de mayor.

4. Que no sabe hacer las cosas mejor

Todos los bebés lloran, se enfadan o nos demandan en momentos y formas que no logramos entender. Pero siempre hay una razón. Los bebés no tienen capacidad para manipular o manejar a los demás como a veces estamos tentados a creer. Simplemente su cerebro no es capaz de realizar ese tipo de cálculos y razonamientos. Su cerebro es, en realidad, tremendamente inmaduro y tampoco le permite controlar sus reacciones, cansancio o enfados. No lo hacen con mala intención, de hecho, si ellos pudieran elegir no pasarían por esos malos momentos.

No te enfades con tu bebé. Sé que puede ser agotador y frustrando pero el bebé no sabe hacer las cosas mejor. 

5. Que necesita que le atiendas

Una de las cosas más importantes que podemos hacer por un bebé (si no la más importante) es atenderlo cuando nos reclama o nos necesita. Responder a la llamada del bebé de una forma calmada es el factor más importante para influir en su capacidad para sentirse seguro y tranquilo el día de mañana. ¿Por qué? Porque el cerebro es un gran procesador de datos y puede aprender rápidamente que cuando esté estresado va a encontrar la calma con prontitud (lo cual le da mucha seguridad) o justamente lo contrario; que cuando se sienta estresado no va a encontrar la calma (lo cuál le lleva a desarrollar miedo e inseguridad).

Atiende siempre a tu bebé. Es posíblemente lo más importante que puedas hacer por ella o él. 

6. Que para él o ella tu eres perfecta/o

Puede que te sorprenda esta frase pero los bebés nos quieren tal y como somos. No nos juzgan, ni nos miran con rencor. Ellos sienten que somos todo lo que necesitan y no les falta razón porque todo lo que necesita un bebé es tener a unos padres a su lado que lo hagan lo mejor que puedan o sepan. Da igual que lo hagas mejor o peor, tu bebé no conoce otra realidad y hagas lo que hagas para él o ella eres lo mejor que le ha pasado en la vida.

No te dejes llevar por la inseguridad. Tú y solo tú eres lo mejor que le ha pasado a tu bebé.

7. Que te quiere más que nada en el mundo

Tu bebé te quiere como nunca nadie te ha querido ni te va a querer. Esa es la realidad. No sólo que te vea como la perfección personificada. Es que siente una pasión por tí inigualable. Piensa todas las cosas que tu dudas muchas veces sobre ti. Siente que eres hermosa y radiante porque su rostro se ilumina cada vez que te ve. Piensa que eres divertida y genial porque se ríe con todas tus bromas y sonrisas. Piensa que eres fuerte porque se siente 100% seguro en tus brazos. Piensa que eres buena y generosa porque te busca a ti cuando necesita ayuda. Y piensa sobre todo que eres suficiente tal y como eres, porque no cambiaría nada de tí.

Quiérte mucho mamá, porque eres todo lo que necesita tu bebé. 

Todo es cuestión de escuchar

Como ves ser papá o mamá es mucho más sencillo si escuchas lo que tu bebé tiene que decir. Ellos no esperan de nosotros que seamos perfectos, tan sólo que les atendamos. No esperan que seamos los más listos, fuertes o guapos, tan sólo que nos sentemos a jugar un rato. Y tampoco necesitan una gran cuenta corriente en el banco porque para ellos lo más importante es que estemos a su lado. Espero que este post te haya gustado y, sobre todo, que te haya ayudado a conectar de esa manera especial que padres e hijos necesitamos.

Por Álvaro Bilbao – Neuropsicólogo

Autor de “El cerebro del niño explicado a los padres”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *