fbpx

Como ser una buena madre o un buen padre: 7 cualidades de padres maravillosos

Buena Madre

Ser un buen padre o una buena madre. Esa es una de las mayores aspiraciones y preocupaciones de muchos padres y yo quiero decirte que es bueno que eso te preocupe porque quiere decir que tienes sentido común. Ser padre o madre es una de las responsabilidades más importantes que tenemos en la vida. De nuestra habilidad para educar a nuestros hijos depende su futuro, pero también nuestra propia felicidad y satisfacción. Al fin y al cabo una familia unida es una fuente de confianza, seguirdad y bienestar para todos.

Llevo mucho tiempo pensando sobre esta cuestión y hace un par de días, mientras llevaba a mis hijos al colegio he encontrado la inspiración que necesitaba para responder a esta pregunta. La respuesta estaba mucho más cerca de lo que yo pensaba. Estaba en mi madre, en mi mujer y en tantos otros padres y madres que conozco y admiro. Pero me ha costado mucho tiempo encontrar la respuesta porque ser buena madre o buen padre  no es una ecuación matemática y por lo tanto no tiene una única solución. Ser un buen padre o madre depende de muchos factores y no hace falta reunirlos todos para serlo. A continuación voy a describir 7 cualidades que, desde mi punto de vista como científico son muy importantes para ayudar a los niños a desarrollarse correctamente y que, desde mi experiencia con familias he podido observar que hacen padres y madres maravillosos.

7 cualidades para ser una buena madre o padre

1. Ser afectuosa/os

Resulta difícil describir la importancia de demostrar afecto físico a nuestros hijos. Muchos estudios desde la década de 1950 demuestran que el contacto físico entre padres e hijos ofrece grandes dosis de seguridad y confianza a los niños. Pero este efecto es recíproco; los besos, abrazos o un simple gesto como tomar al niño de la mano durante un paseo activan neurotransmisores como la oxitocina que nos ayudan a crear vínculo con nuestros hijos y aumenta nuestro deseo de ser buenos padres. Por eso decirle “te quiero” es importante, pero ser capaz de demostrarlo sin palabras lo es más.

Buena madre

2. Saber escuchar

Puede parecer poca cosa, pero escuchar es una habilidad importantísima para el desarrollo de los niños. Saber escuchar no es solo estar callados cuando nuestros hijos hablan sino que implica muchas otras pequeñas acciones de las que muchas veces no somos conscientes. Saber escuchar es ser capaz de parar lo que estamos haciendo y dar un abrazo a nuestro hijo cuando lo necesita. Es poner atención en lo que nos dicen. Es ser capaz de entender sin juzgar. Escuchar es, a veces, ayudar a nuestros hijos a ordenar sus pensamientos y emociones. Es ser capaz de hacer que el otro se sienta comprendido y, lo que es más importante, conseguir que el niño sea capaz de escuchar a través de nosotros como se siente. Seguro que conoces a alguien que escucha realmente bien. En mi caso es mi madre. Y esa es su gran virtud como madre; que siempre ha sabido escuchar y hacer que me sintiera escuchado y comprendido.

3. Ser pacientes

Educar a uno o varios niños es una prueba de paciencia. Todos los que somos padres y madres hemos vivido en nuestra propia piel la sensación de no poder dormir por la noche, de no tener un minuto libre, de no poder escuchar tus propios pensamientos porque siempre hay una o varias vocecitas que te hablan y te reclaman mientras intentas pensar.  Tener una buena capacidad para ser paciente es sin duda una habilidad que ayuda mucho a los padres y madres a sacar su mejor cara cuando ya todo parece perdido.

4. Le gusta hacer bizcochos

¡¿Qué tendrán que ver los bizcochos con ser un buen padre?! Pues mucho. No es que los bizcochos sean importantes en sí, sino por lo que representan. A veces me encuentro con padres o madres que son gruñones, que tienen poco tiempo para sus hijos, que no son especialmente pacientes pero que disfrutan muchísimo de compartir una ilusión o una afición con sus hijos. Y cuando veo a ese tipo de padres sólo puedo pensar “qué padre más maravilloso”. Compartir nuestras aficiones hace que compartamos tiempo, que les dediquemos nuestra atención de una forma plena y que seamos capaces de disfrutar con ellos contagiándoles nuestro entusiasmo y nuestro deseo de estar con ellos. De padre o madre 10.

5. Saber meter la pata

Todos los que somos padres metemos la pata y es que ser padre o madre no te hace menos humano que el resto. Algunas mamás y papás saben meter la pata mejor que otros. Los padres y madres que saben meter la pata no se enfadan cuando se equivocan, ni disimulan sus errores ni echan la culpa a los demás. Los padres que saben meter la pata reconocen sus errores con naturalidad o incluso mejor. Son capaces de reírse de ellos mismos. Esto ayuda a los niños en muchos sentidos. (1) Saben que viven con una persona relajada que no se estresa ni se enfada por casualidad, lo cual hace que se sientan más tranquilos y seguros (2) Aprenden a convivir con los errores como algo natural de la vida y no como una fuente de estrés y enfado (3) Aprenden de sus padres a aceptarse tal y como son, sin excesiva presión o autoexigencia.

6. Hacen lo que pueden

Con frecuencia me encuentro con padres y madres llenos de culpa porque no llegan a los estándares de la maternidad – paternidad moderna. Son padres y madres que doblan turnos en el trabajo para poder pagar el alquiler o la escuela de sus hijos. Padres y madres que no tienen el lujo de poder llevar a sus hijos a todas las extraescolares, ni mucho tiempo para jugar con ellos. Con frecuencia son padres que tienen que dejar a sus hijos con los abuelos más horas de lo que les gustaría o incluso han tenido que emigrar a otro país para asegurar el futuro de su familia. En esta lista de cualidades no podía olvidarme de todos ellos. Estos probablemente son los más maravillosos de todos. Con frecuencia sus hijos los adoran y están esperando el momento para poder abrazarlos porque los echan de menos y los admiran porque en el fondo saben que esos padres y madres lo están dándolo todo por ellos; que harían cualquier cosa por sacarlos adelante y protegerlos.

Buen padre
7. Saber maneja situaciones difíciles

No es el tipo de padre o madre más abundante, pero de vez en cuando me encuentro con esos padres que saben estar calmados cuando el resto de los miembros de la casa están alterados. Papás y mamás que saben como actuar en situaciones difíciles. Son papás que cuando el niño tira el vaso de agua por tercera vez, son capaces de quitarlo de la mesa sin perder los nervios. Madres que saben cuando es “sí” y cuando es “no” y son capaces de decirlo con calma y confianza.  Padres y madres que cuando todo se pone difícil al final del día, saben como manejar la situación para traer calma en lugar de añadir más caos. Todos podemos aprender a sentirnos más seguros en nuestro papel de madre o padre, Es una habilidad que hace padres y madres maravillosos porque son capaces de poner orden y calma cuando el cerebro del niño experimenta caos. A los niños les gusta mucho esta faceta tranquila y confiada de los padres o madres que saben actuar con calma y confianza porque les ayuda a sentirse seguros.

Espero que te hayas sentido identificada/o con alguna de estas habilidades que hacen padres y madres maravillosos. No tienes que cumplir todas; con que cumplas una de ellas ya es más que suficiente. De hecho estoy seguro de que muchos padres no destacan en ninguna de ellas y tienen su propia habilidad que les hace especiales y maravillosos o puede, como es mi caso, que no sientas que destaques en ninguna pero te manejes más o menos bien en todas ellas. ¡No hay problema! Como puedes ver hay muchas cualidades  muchas maneras de ser un padre o madre maravilloso.

Está claro que hoy en día todos podemos aprender estrategias para saber manejar mejor situaciones difíciles o mejorar la relación con nuestros hijos, pero lo importante es recordar que no existe una fórmula secreta o un “patrón” o “plantilla” que todos debamos seguir. Cada padre, cada madre, es única y especial para sus hijos y cada uno de nosotros en función de nuestros intereses y nuestro propio carácter hará sacar lo mejor de sus hijos.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *