fbpx

Cómo preparar a un bebé menor de un año para su primer día de escuela

Hoy he publicado un post lleno de recomendaciones prácticas para preparar a los niños para su primer día de cole. En él hablaba de la importancia de tener conversaciones con el niño, llevarlo a jugar al parque o pedirle que nos pregunte lo que quiera. Y una mamá seguidora del blog me ha hecho la pregunta del millón….¿Y para bebés menores de un año? Mi hijo tiene 10 meses, pero siento que se entera de todo y no se cómo ayudarle o prepararle. Voy a intentar responder a esa mamá y a todos los demás que podáis estar haciéndoos esa pregunta. ¿Se puede preparar a un niño de menos de un año para su primer día en el jardín de infancia, guardería o escuela infantil?

La verdad es que la pregunta es complicada por dos motivos. En primer lugar el niño tiene una comprensión muy limitada del lenguaje , la memoria y la abstracción lo que hace realmente difícil que podamos explicarle, convencerlo o calmarlo con palabras. Por otra parte, sabemos que a nivel emocional el segundo semestre de vida es probablemente el momento más delicado para hacer este gran cambio. La razón es que durante estos meses comienza a aparecer la angustia o ansiedad por separación y que es un periodo crítico para la consolidación de un apego seguro. A pesar de ello, es el momento elegido por la mayoría de familias para llevar a los más pequeños a la escuela infantil, porque coincide con la finalización del permiso de maternidad.

Espero que en unos años la legislación se modifique y el permiso de maternidad se extienda hasta que el niño cumpla un año. Mientras tanto muchos padres seguiremos llevando a nuestros hijos a la escuela antes de lo que nos gustaría, por lo que a continuación te voy a transmitir unas pocas ideas que son muy sencillas pero poderosas y que os pueden ayudar a hacer una transición lo más positiva posible.

1. Mantén la calma. Los niños pequeños no pueden entender las palabras complejas, pero si entienden otro tipo de señales corporales que les hacen sentir más tranquilos o inseguros. En este sentido tu actitud y lenguaje corporal es vital. Aunque temas el día y momento en el que tu hijo y tu os separéis, haz un esfuerzo por mostrarte positiva y tranquila durante los próximos días. De esta manera en lugar de dejar en la escuela a un niño que lleva unos días sientiendo nerviosismo y preocupación en su entorno estarás dejando en la escuela a un niño que se ha sentido relajado y calmado.

2. Un solo día puede significar mucho. Si consigues que el primer día tenga un contacto positivo con la escuela esto puede ser una gran ayuda. Esto lo puedes conseguir simplemente entrando y saliendo de la escuela con tu hijo. Con todos mis hijos el primer día no ha sido un día de quedarse en la escuela, sino simplemente un día de visita. Hemos entrado, hemos hablado un poquito con la educadora, hemos visto un poquito los juguetes y nos hemos ido juntos. De esta manera el niño no tiene una primera asociación de separación sino de compartir un momento positivo. No puedo decir que mis hijos no hayan llorado en los días sucesivos, pero si puedo decir que creo que ese primer rato acompañados les ha ayudado bastante. Simplemente tienes que llamar a la escuela y decir que te gustaría utilizar el primer día simplemente como toma de contacto o visita.

3. Aprovecha la visita para dar información relevante a su educador. Que tipo de animales, cuentos y juguetes le gustan. Cómo le gusta acostarse, etc. También puede ser un buen día para preguntar si podrá llevar un muñeco o trapito que le ayude a sentirse seguro. Ten en cuenta que hasta ese día todo su mundo han sido vuestros brazos y vuestro hogar, así que en este nuevo entorno se puede sentir flotando en el espacio exterior. Un objeto, trapo, juguete, o cuento conocido le puede ayudar a sentirse cerca de la tierra.

4. Establece rutinas tranquilas. Las rutinas ayudan al niño a sentir seguridad, intenta que los primeros días de iniciación a la escuela no estén llenos de imprevistos. El niño necesita saber, antes y una vez ha comenzado la escuela que en casa todo sigue igual. No son buenos días para invitar a primos o amigos a casa, es mejor dejar el entorno lo más estable posible.

5. No la cagues en la despedida. En el momento en el que te tengas que despedir, hazlo con confianza y calma. Como hemos dicho, el niño no va a entender tus palabras, pero si va a entender tu expresión y lenguaje corporal. Evita ponerte a llorar y evita también una alegría artificial. La calma es más fácil de interpretar que la alegría o la felicidad, así que a menos que seas Meryl Streep, cuando tu interpretas alegría tu hijo detecta nerviosismo y alteración de tu estado natural. No lo intentes; una mala interpretación puede provocar tanto miedo como un sollozo interminable.

6. Haz un plan progresivo. Una de las desventajas de muchos jardines de infancia es que no suelen tener bien organizado un periodo de adaptación progresivo. Una de las ventajas es que los horarios no están cerrados. Esto suele querer decir que puedes ir a buscar a tu hijo a una hora más o menos flexible. Utiliza esa flexibilidad para dejar al niño por periodos muy cortos e ir ampliando el periodo progresivamente.

7. Si puedes haz tú todo el trabajo. Una de las cosas que más asustan a los niños en sus primeros días de escuela infantil es ser recogidos por una persona que no sea la madre. Lógicamente si aparece la abuela o el tío se echarán en sus brazos, aunque también tendrán la sensación de que no le fuiste a buscar. Los abuelos podrán irle a buscar en unas semanas, pero de momento si puedes organizarte, es mejor que vayas tu.

8. Confía. En el primer capítulo de mi libro insisto mucho en la confianza de los padres en los niños. Realmente no sabemos si un niño de 6, 9 o 12 meses está preparado para separarse de su madre. El bebé humano necesita a su madre para sobrevivir y no entiende que otras personas van a poder darle muchas cosas que necesita. Sin embargo también somos una especie muy resistente y puede que una de las claves para ayudarle sea confiar en que va a ser capaz de superar esos primeros días difíciles con mucho cariño por parte tanto de sus profesores como de vosotros. Al cabo de unos días de adaptación los niños desarrollan familiaridad con su nuevo entorno y cuidadores y se encuentran tan a gusto como cuando lo dejas un ratito en manos de tu madre o tu hermana.

Espero que os haya gustado, pero sobre todo que os ayude.  Si quieres saber más acerca de cómo ayudar a tu bebé en su desarrollo y sentiros más seguros en su educación y cuidado, lee más abajo!

Por Álvaro Bilbao – Autor de “El cerebro del niño explicado a los padres”

Si quieres aprender a apoyar y acompañar el desarrollo emocional de tus hijos te invito a inscribirte en el curso online “El cerebro del niño”. Inscríbete hoy con un 50% de descuento y únete a más de 8.000 padres que ya han aprendido conmigo:

  A acompañar a sus hijos durante los 6 primeros años de desarrollo.

 Estrategias para fortalecer la autoestima y confianza

 Estrategias y juegos para apoyar su desarrollo intelectual

 Claves para introducir normas claras y positivas para el niño con amor y respeto

 ¡¡El mejor curso de p/maternidad en Internet!!

Imagen Bebé

Iconos compa online con echa un vistazo ahora cuadrado

“SI TE GUSTAN LOS BEBÉS O TIENES UNO, PODRÍAS PASARTE HORAS ESCUCHANDO A ÁLVARO BILBAO”

María Valerio. El Mundo

Esto es lo que dicen otras mamás, otros papás y otros profesores de educación infantil sobre el curso online.

Reseñas

button_inscribete-hoy-con-un-50-de-descuento-y-comienza-a-aprender-ahora

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *