8 mandamientos para que los pequeños disfruten esta Semana Santa

Ya estamos metidos de lleno en la Semana Santa y por eso he querido compartir con vosotros 8 planes muy sencillos para niños pequeños que les llenarán de sonrisas, experiencias y recuerdos imborrables. Lo he expresado en forma de mandamientos para hacerlo más litúrgico, aunque en realidad, desde mi punto de vista el único que debería ser un mandamiento es el número 8.

1. Honrarás a sus abuelos, tíos y primos

Compartir tiempo con los abuelos, tíos y primos es un lujo que no podemos desaprovechar. Estos días de vacaciones pueden ser una oportunidad genial para conectar con ellos. Además de buenos ratos y recuerdos inolvidables darán a nuestros hijos una sensación de identidad y pertenencia a la propia familia. Todo ello hará que se sientan más unidos a sus hermanos, padres y demás familia extensa y les ayudará a sentirse más seguros y acompañados en el mundo. Yo sin duda, recuerdo con mucho cariño todas las Semanas Santas que pasamos con nuestros primos!!

2. Codiciarás la torrija sobre todos los postres

A los niños no les suelen gustar mucho las torrijas simplemente porque no las conocen lo suficiente. Prefieren otros alimentos con los que están más familiarizados. No pasa nada. Los niños no necesitan torrijas para ser felices ni sobrevivir. Sin embargo, involucrar a los niños en la cocina siempre es una buena idea. Sentarse con papá y mamá a mojar el pan en leche, batir los huevos o echar el azúcar y la canela puede ser una experiencia mágica. Apuesto que si colaboran además de pasar un buen rato tendrán ganas de probarlas cuando aparezcan en la mesa a la hora del postre.

3. Visitaréis el campo

Los niños conectan de manera natural con la naturaleza.  Las plantas, los bichitos y los ríos tienen vida propia al igual que ellos, despiertan su curiosidad natural y conectan con su ritmo interior. Y sea con sol o con lluvia y botas de agua, un rato en el campo sin prisas o agenda hará las delicias de cualquier niño.

4. No maltrataréis a los bichitos

Aprovechando la visita del campo a mi me suele gustar comer al lado de algún río o embalse que en esta época suelen tener abundante agua y en las que solemos encontrar alguna que otra rana. Si no son ranas pueden ser escarabajos, o mariposas. Observamos los animalitos y a veces hasta los atrapamos, pero siempre con sumo cuidado para soltarlos al momento. Ayudar a los niños mientras la naturaleza y tratarla con respeto siempre es una buena enseñanza.

5. No tomaréis las procesiones en vano

Se que este punto será polémico. A muchas personas no les gustan las procesiones. No son creyentes y no comparten su significado. Sin embargo creo, que para los niños es importante conocerlas, por una sencilla razón. Cuando vamos a San Sebastián vemos las regatas de traineras. Cuando hemos ido a Roma hemos visitado el Coliseo. Y cuando fuimos a París tomamos Crepes. Seas creyente o no las procesiones son también una manifestación cultural de nuestro país y me parece apropiado ayudar al niño a entenderlas y disfrutar de ella (en la medida que uno quiera, claro está). La verdad es que en este tema no hay que precipitarse. Cuando son muy pequeños el estruendo de los tambores, los capirotes o las imágenes religiosas pueden asustarlos. No los fuerces. Echar un vistazo rápido, ver el ambiente y escuchar de lejos las trompetas y tambores puede ser suficiente.

6. Saltaréis sobre los charcos

Va a ser una Semana Santa pasada por agua, así que sí. Sí, sí y sí. Los niños tienen que saltar sobre los charcos. Disfrutan de sentir el agua bajo sus pies, las salpicaduras sobre su ropa y el frío mientras se cuela en sus calcetines.  Es importantísimo que aprendan a experimentar y saber cuándo y como pueden romper las normas. Y no se me ocurre mejor momento para aprender

7. Santificarás el parque

Por mucho que estemos de vacaciones. Por mucho que estemos pensando en hacer cosas distintas o cambiar de aires. Por mucho que hayas viajado fuera de tu ciudad y te encuentres en una zona de playa o una ciudad emblemática como Londres o París hay un plan que siempre está por encima de cualquier otro para un niño menor de 6 años. Ese plan se llama Parque y tus hijos lo agradecerán.

8. Respetarás el descanso

Los niños de hoy sufren de estrés y ansiedad en mayor medida que en ninguna otra época de la historia. La escolarización, los madrugones, las extraescolares o el ajetreo que se traen sus padres los fines de semana hace que lo que más necesiten muchos niños en esta semana sea símplemente descansar. Parar un poco, tener las mañanas o tardes libres de actividades programadas y hacer planes sencillos como ir a dar un paseo o comprar el pan sin ninguna prisa van a ayudar al niño a desconectar y descansar. No dejes que se acabe la semana sin que hayan descasado de nuestra necesidad de llenar todas las horas de planes.

Por Álvaro Bilbao – Autor de “El cerebro del niño explicado a los padres”
aaa
Si tienes hijos entre 0 y 6 años y quieres aprender a educarlos con afecto pero sin sobrerotección puedes comenzar hoy mismo con  Álvaro Bilbao en el mejor curso Online de maternidad y paternidad en internet! ¡¡Más de 9.000 alumnos inscritos!! Inscríbete HOY y aprenderás:
  Ideas sencillas para entender mejor a tus hijos
  Estrategias efectivas para poner límites y normas de forma positiva
  Pautas para favorecer el desarrollo intelectual
  Pautas para favorecer su inteligencia emocional (y la tuya también)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *