Metas equivocadas disciplina positiva

Metas equivocadas disciplina positiva

Metas equivocadas es un concepto acuñado desde la disciplina positiva para describir una serie de actitudes o creencias desadaptativas de los niños.  En este post te voy a explicar qué son las metas equivocadas, de dónde provienen y como puedes gestionarlas de una forma positiva para ti y para tus hijos.

Origen de la teoría de las metas equivocadas y la disciplina positiva

En la década de los 60 Abraham Maslow y Carlo Rogers entre otros desarrollaron una corriente psicológica conocida como psicología humanista o tercera fuerza centrada en entender a la persona y sus necesidades básicas.

Dentro de esta corriente los psicólogos Alfred Adler y Rudolf Dreikus desarrollaron un modelo de psicoterapia que se basaba en la idea de que la necesidad más importante para todos los seres humanos es sentirnos conectados a otras personas. En otras palabras, gran parte de lo que hacemos en nuestro día a día tiene como fin construir relaciones y sentirnos valiosos dentro de esas relaciones.

En base a esta teoría de la búsqueda de conexión desde la disciplinia positiva se entiende que muchos de los comportamientos que vemos en la infancia y que son poco apropiados o adaptativos (lo que en muchos casos llamamos “malos comportamientos”) se pueden explicar en base a la necesidad de sentirse conectado con otros niños o adultos y que, en estos casos, el niño o la niña no es capaz de satisfacer de forma adecuada.  En cierto sentido es como si estos niños tuvieran un gran deseo de conexión, pero un mal enfoque; no supieran como lograrlo de una forma adecuada.

Por qué desarrollan los niños metas equivocadas

De acuerdo con la teoría de las metas equivocadas, los niños desarrollan estas dificultades en la relación con otros niños o adultos porque en algún momento de su desarrollo esos “malos comportamientos” funcionaron. El niño o la niña aprende rápido (a veces con tan sólo una o dos experiencias) que estas fórmulas equivocadas le van a permitir tener una mejor conexión con sus padres o amigos.

En este sentido el niño está confundido porque piensa (de una forma muy primitiva e inconsciente) que controlando a los demás, mostrándose excesivamente demandante, torpe o resentido va a recibir la atención y conexión que necesita.

Es importante que comprendamos que los niños desarrollan estas creencias o patrones neurológicos cuando son muy pequeños, mucho antes de que puedan razonar, comprender las situaciones de una forma lógica y, por lo tanto no son responsables de desarrollar estos patrones.

A esto contribuye que en los primeros años de vida los niños y niñas no tienen suficientemente desarrolladas ni su capacidad verbal para satisfacer estas necesidades de forma más adecuada, ni la capacidad emocional para saber gestionar la frustración de no haberlo logrado.

Desde el punto de vista neuropsicológico los estudios demuestran que muchos de estos niños con “mal comportamiento” tienen dificultades para regular sus comportamiento de forma efectiva y, en cierto sentido, corroboran la teoría de que no saben, o mejor dicho, no tienen las habilidades para satisfacer su necesidad de conexión de forma apropiada.

Las 4 metas equivocadas

  1. Atención excesiva

El niño cree que para sentirse conectado le tienen que hacer caso en todo momento

  1. Necesidad de poder

El niño cree que la manera de sentirse conectado e importante es controlando a sus padres, profesores o las normas de la casa

  1. Tendencia a la venganza

El niño cree que si hace sentir a sus padres mal ellos comprenderán lo mal que lo pasa por no ser atendido y le atenderán mejor

  1. Ineptitud

El niño cree que la manera en la que más probabilidades tiene de ser atendido (y sentir conexión) es cuando se muestra desvalido o incompetente para ayudarles.

Tabla de metas equivocadas disciplina positiva

En la siguiente tabla vas a poder comprender mejor estas creencias y cómo nos hacen sentir a los padres, cómo reaccionan los niños y qué podemos hacer

ATENCIÓN EXCESIVA

Creencia del niño

Si no me hacen caso en todo momento no siento la conexión

Sentimiento de padres

El padre se siente agobiado o atosigado en exceso y finalmente frustrado e irritado con el niño

Reacción inicial del niño

Cuando el niño ve la reacción de su padre se detiene temporalmente, pero aumenta su inseguridad

Como abordarlo

La mejor manera de abordar esta creencia es dar al niño ratos de atención plena seguidos de ratos de tiempo libre. Establecer normas y tiempos y no atender reiteradamente a la misma llamada de atención.

NECESIDAD DE PODER

Creencia del niño

Para sentirme conectado tengo que mandar; ser el jefe

Sentimiento de padres

Los padres se sienten desafiados, provocados y en muchos casos amenazados,

Reacción inicial del niño

El niño puede intensificar sus respuestas cuando ve que sus padres intentan someterlo o dominarlo

Como abordarlo

La mejor opción es mantenernos firmes sin pelear ni someter. Podemos pedir al niño que nos ayude, que nos ponga las cosas fáciles o darle opciones entre las que elegir para que se sienta poderoso y en control.

TENDENCIA A LA VENGANZA

Creencia del niño

Solo me entenderás si te hago sentir como tu a mi.

Sentimiento de padres

El padre se siente dolido e incluso triste o asustado porque no entiende que su hijo lo quiera dañar.

Reacción inicial del niño

Si nos enfrentamos al niño intensificará sus comportamientos dañinos (reprocharnos, faltar al respeto gritar, romper cosas)

Como abordarlo

Es fundamental reconocer el dolor del niño, disculparnos por las cosas que le molestaron. Desarrollar un estilo de educación sin castigos o represalias que aviven sentimiento de rencor y necesidad de venganza.

INEPTITUD APRENDIDA

Creencia del niño

Mis padres conectan conmigo cuando me muestro incapaz

Sentimiento de padres

El padre se siente desesperado y frustrado al ver que si hijo tiene dificultades con cosas sencillas

Reacción inicial del niño

Cuando se muestran críticos o frustrados el niño tiende a acentuar su incompetencia o pasividad para que se den cuenta de toda la ayuda que necesita

Como abordarlo

Evitar críticas y reacciones de frustración. Ofrecer pequeños pasos o tareas que sí puede realizar y que le llevarán a sentirse satisfecho de sí mismo. Reconocer los logros cuando aparezcan.

Una de las cosas más bonitas e interesantes del analisis y trabajo con metas equivocadas es que aunque el niño o niña haya desarrollado una creencia a una edad temprana nosotros, como padres, podemos ayudarles a modificar esa creencia siempre y cuando (1) seamos capaces de detectar este estilo de respuesta (2) entendamos de dónde viene o que necesidad intenta cubrir (3) no cubramos esa necesidad de una forma negativa para el niño y (4) estemos atentos a cubrir esa necesidad cuando el niño o la niña pruebe otros comportamientos y creencias más adaptativos y positivos para su desarrollo.

Es todo cuestión de conexión

Como has podido ver para los niños, y para los seres humanos en general, la necesidad de conexión es tan grande que en ocasiones preferimos sentirnos conectados de una forma negativa o poco adaptativa que sentir falta de conexión. Recuerda que la Educación en Positivo es,una forma muy eficaz de educar y ayudar a tus hijos a aprender normas sin perder la conexión contigo. Espero que esta breve descripción de las metas equivocadas te hayan ayudado a entender mejor a tus hijos y a identificar algún área en la que, quizás, puedas ayudar a tu hijo o hija a sentirse más conectado contigo sin necesidad de recurrir a este tipo de comportamientos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *