Cuando tenía un mal día mi madre solía decir…

frases calmar

Todos pasamos por momentos malos. Es algo que ni si quiera los padres podemos evitar a nuestros hijos porque los malos momentos son parte de la vida al igual que los buenos. Sin embargo, los padres y madres podemos hacer muchas cosas que ayudan a los niños a que esos malos momentos no sean tan angustiosos.

Lo podemos hacer con nuestra presencia, nuestra conversación con el niño y también nuestra actitud. En este post te dejo 7 frases que pueden ayudar a tus hijos a calmarse, afrontar de forma positiva o sentirse menos angustiados cuando se enfreten a un problema.

1. “Cuéntame”

Expresar nuestras emociones nos ayuda a aliviar la sensación de angustia y organizar mejor nuestros pensamientos y emociones.  Por ese motivo mostrar nuestra disposición a escuchar a nuestros hijos y facilitar que puedan expresar sus pensamientos y emociones es una de las cosas que más les ayuda a superar las dificultades.

2. “Te comprendo”

Tener a nuestro lado una persona que acepta nuestras emociones de forma incondicional ayuda a los niños a desarrollar resiliencia; la capacidad de resistir dificultades. Y es que los estudios científicos han demostrado que las personas más resilientes no son aquellas a las que las situaciones difíciles no les afectan sino aquellas que son capaces de buscar ayuda, personas de apoyo, que les ayuden a resolver estas dificultades y soportar la angustia que les provoca.

3. “Es normal sentirse así”

Normalizar las emociones permite a los niños (y adultos) experimentar sus emociones sin vergüenza o culpa. Por ese motivo los psicólogos pedimos a los padres que ayuden a los niños a normalizar sus emociones a diferencia de lo que se hacía antiguamente con frases que desvalorizan las emociones del niño como “Eso es una tontería” o “No pasa nada”.

4. “De todo lo negativo se saca algo positivo”

Tengo que decir que con los años me he dado cuenta de que no siempre es así; hay algunas situaciones en las que es realmente difícil sacar una lectura positiva o un aprendizaje. Pero, la verdad es que de la mayoría de situaciones desfavorables podemos sacar alguna de estas dos cosas: (1) más resistencia o (2) un aprendizaje.  

5 “Tu puedes con esto”

Recordar que podemos superar las dificultades activa las regiones de resolución de problemas y nos ayuda a desarrollar confianza. Esto es algo importante porque cuando estamos angustiados tendemos a perder el foco de nuestras propias capacidades porque la angustia ocupa prácticamente todo nuestro estado mental y emocional. Activar las zonas de resolución de problema del niño o la niña le permitirán buscar soluciones. Puede que sea algo que puede hacer por sí mismo o con ayuda de terceros; lo importante es que entienda que él o ella es capaz de superar los problemas.

6. “Esto pasará”

Entender que todas las emociones son pasajeras tiene un efecto calmante en el sistema nervioso. De hecho, el estrés no aparece porque tengamos problemas sino porque nos sentimos incapaces de superar el problema. Recordar al niño o la niña que el problema o su estado emocional de angustia o preocupación pasará ayudará al niño a reducir ese nivel de estrés y encontrar esperanza en el futuro.

Como puedes ver estas frases pueden resultar de gran ayuda cuando uno de tus hijos o hijas se encuentre angustiado frente a un problema que no sepa resolver. Y es que, la presencia de los padres y nuestras palabras ayudan a los niños a aceptar y modular sus emociones. Guarda estas frases y recuerda que aunque no puedas solucionar todos los problemas de tus hijos puedes ser una gran ayuda para reducir su angustia y facilitar que desarrollen herramientas para solucionar sus problemas.

Por Álvaro Bilbao – Neuropsicólogo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.