La razón por la que miles de padres y madres están dejando de castigar a sus hijos

disciplina-positiva-ejemplos

Castigar. Si lo piensas bien la palabra no suena bonito. Tampoco es una palabra que nos parezca correcta en el mundo adulto. Se vería feo que un jefe castigara a un empleado o que un esposo castigase a su esposa. ¡Que digo feo….! ¡Sería un delito!  Sin embargo, todavía es algo muy habitual cuando hablamos de niños. Posiblemente la razón sea que a muchos padres y madres de hoy nos educaron con castigos. Nos castigaban en el cole. Nos castigaban en casa y, de alguna manera, sentimos natural castigar a nuestros hijos. Pero no todo el mundo lo hace así. La realidad es que hay cientos de miles de madres y padres de todo el mundo están dejando de castigar a sus hijos y hay una buena razón para ello. Esa razón se llama Educación en Positivo.

¿Qué es la educación en positivo?

La educación en positivo es una corriente de educación que está extendiéndose por todo el mundo y cuyo principal fin es transmitir a los padres los conocimientos que la pedagogía, la psicología y la neurociencia han desarrollado durante los últimos años para ayudarles a educar mejor a sus hijos. Es una forma de educar que se basa en sustituir los gritos, amenazas y castigos por otras estrategias más eficaces y positivas para el desarrollo del niño.

¿Qué ventajas tiene la educación en positivo?

Las ventajas de la educación en positivo son muchas. Si nos fijamos en un nivel superficial una de las principales ventajas es que es más eficaz que la “educación tradicional” basada en amenazas y castigos. Sabemos que es más eficaz porque muchos estudios revelan que los niños escuchan más, desarrollan habilidades más rápido y siguen normas mejor cuando se les educa con estrategias positivas. Pero posiblemente los beneficios más significativos no sean los que se ven a nivel superficial sino los que ocurren dentro del niño.

Los niños que son educados siguiendo estrategias positivas crean un vínculo más fuerte con sus padres, desarrollan una mejor autoestima y se muestran más seguros de sí mismos tanto en la infancia como en la vida adulta. Como puedes ver la educación en positivo aumenta las probabilidades de que tus hijos crezcan libres de miedo e inseguridad.

¿Es la educación en positivo una moda?

No. La educación y disciplina positiva no es una moda. Está basada en cientos de investigaciones que nos indican la mejor forma para que los niños aprendan y se desarrollen. La educación en positivo es un cambio de mentalidad que está aquí para quedarse porque, como ya te he explicado es más eficaz y más beneficiosa para los niños.

¿Es la educación en positivo permisiva?

Muchos padres, cuando escuchan hablar de la educación en positivo piensan: “Yo no quiero que mis hijos hagan lo que les de la gana. Yo quiero que me hagan caso y respeten las normas”. Si esta es una de las dudas que te planteas te puedo asegurar que la educación en positivo no es sinónimo de permisividad. Al contrario. Una buena educación implica tanta disciplina como comprensión, aunque hoy sabemos que no tenemos que gritar o castigar para conseguir que los niños desarrollen disciplina. La constancia, el diálogo, las normas y los hábitos dan mucho mejores resultados.

¿Demasiado bonito para ser verdad?

Puede que estés pensando que todo esto te suena a cuento de hadas. Siempre me gusta explicar a los padres que tienen que ser realistas. Los niños son niños y, por lo tanto sus padres tienen que entender que van a jugar, saltar y llorar muchas veces a lo largo del día. La educación en positivo no cambia eso. Lo que sí hace es ayudar a los padres a entender cuáles son los comportamientos normales y esperables en los niños. Cuándo es el momento de intervenir. Y cuál es la mejor forma de intervenir en cada caso concreto para ayudar al niño a detenerse, hacernos caso o ir aprendiendo las normas que nosotros como padres queremos introducir. Y es que la educación en positivo no es un cuento de hadas sino el resultado de muchos años de trabajo para entender y educar mejor a los niños.

En ese sentido es importante que entiendas que la educación en positivo no es magia, ni va a transformar a tus hijos en unos pequeños adultos. Ellos van a seguir siendo niños y seguirán dándote muchos ratos de diversión. Lo que si va a cambiar va a ser el estrés y la frustración de educar a tus hijos. Cuando aprendas a educar a tus hijos vas a ser capaz de:

Manejar situaciones difíciles de una forma más tranquila y calmada.

Conseguir que te hagan caso antes y que colaboren mejor

Gestionar conflictos de forma positiva

Saber cómo actuar ante faltas de respeto, rabietas, peleas con hermanos y otras situaciones que desbordan a los padres

Irte a la cama más satisfecho/a con tu papel como madre o padre

¿Por qué no todo el mundo educa ya en positivo?

La razón es muy sencilla. Nuestra forma de educar se basa en gran medida en la forma en la que nos educaron nuestros padres. Si tus padres te castigaban es lógico que pienses que castigar no es tan malo, porque, al fin y al cabo, tus padres nunca harían nada malo para ti. Estás en lo cierto. Tus padres nunca te harían daño porque para ellos, al igual que para ti ahora, lo más importante era darte la mejor educación posible. ¿Te imaginas la de esfuerzo y sacrificios que tuvieron que realizar para poder llevarte de vacaciones, comprarte esas zapatillas que tanto te gustaban u organizar año tras año una fiesta de cumpleaños maravillosa para que te sintieras la niña más especial del mundo? No tengas duda. Tus padres lo hicieron lo mejor posible.

Sin embargo, hoy en día la neurociencia ha realizado muchos descubrimientos que han cambiado por completo nuestra forma de ver la educación. Hoy en día tenemos mucha información que no estaba a nuestro alcance cuando tus padres te educaron a ti y que resulta tremendamente útil para asegurar el  mejor desarrollo posible. Son estrategias tan eficaces que no he conocido ningún caso de un padre o una madre que, después de conocer esta forma de educar haya preferido volver a los métodos de antes. Todos, sin excepción, se dan cuenta de que estas herramientas son tremendamente valiosas para su trabajo como padres y para el bienestar de sus hijos.

Esas son las razones

Esas son las razones de que cada día miles de padres y madres estén dejando de castigas a sus hijos. Simplemente porque se dan cuenta de que no es la mejor forma de educar a sus hijos y, cuando aprenden nuevas estrategias…¡Ya no necesitan castigarlos! Y eso es lo que lleva cada día a miles de padres y madres de todo el mundo a formarse en educación y disciplina positiva porque quieren aprender a educar y conectar mejor con sus hijos.

2 comentarios de “La razón por la que miles de padres y madres están dejando de castigar a sus hijos

  1. Camila dice:

    Quisiera obtener información que costo vale aprender a ser mejor madre poniendo límites cuando hay que ponerlo sin dañar a mi bebé. Gracias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.