5 actividades que harán nuestra cena de Nochebuena especial (aunque no estemos con los primos y abuelos)

Este año en nuestra casa se va a notar un vacío muy grande. El vacío que dejarán los abuelos, el primo Iñigo, la prima Paloma y los tíos con los que celebramos todos los años la nochebuena. Tampoco estarán los otros abuelos y todos los tíos y primos con los que celebramos el día de Navidad. No son las Navidades que hubiéramos querido pero son las que nos ha tocado vivir.

Posíblemente los niños sean los que menos echen de menos ese ambiente familiar porque ellos no recuerdan muchas otras navidades como nosotros y porque se adaptan a todo. Pero para nosotros los mayores sí van a ser unas Navidades algo más tristes. Es ahora cuando nos vamos a dar cuenta, más que ningún otro año que la Navidad, mucho más que los regalos es la época del año que nos juntamos y celebramos juntos la alegría de la familia. Y quien más, quién menos echará de menos a una persona especial que nos enseñó ese significado.

Por eso, para ayudarnos a todos, a grandes y pequeños, a llenar de significado una celebración tan especial he preparado una lista con 5 juegos que podéis hacer en nochebuena, en Navidad o año nuevo y que os ayudarán a procesar emocionalmente una situación tan difícil y, de alguna manera conectar con la magia de la Navidad.

1. Dibujo de los abuelos

Esta es una actividad que podéis hacer a lo largo de la tarde del 24 o en la mañana del 25. Consiste simplemente en agarrar un lapicero y hacer un retrato de esa persona que vas a echar de menos en este fiesta. Los niños pueden elegir libremente si quieren dibujar a un abuelo o al otro. Si prefieren dibujar a un primo o a uno de sus tíos favoritos o quizás…¡quieran dibujar a toda la familia! Dales libertad para que dibujen y coloreen lo que ellos prefieran.

Por qué es una buena actividad

Dibujar, ayuda a los niños (y a los adultos) a procesar sus emociones. Cuando dibujamos ponemos parte de nuestra imaginación, parte de nuestros deseos, parte de nuestro amor en el dibujo y eso hace que este retrato que vayas a hacer estas Navidades sea algo muy especial. De una manera más o menos consciente dibujar a ese ser querido con el que no podemos estar va a ayudar al niño a tenerlo presente y expresar su deseo de estar con esa persona.

2. Frío caliente

Un clásico en casa de mi madre. Creo que no hay juego en el mundo que provoque tanto entusiasmo e ilusión en niños entre los 3 y los 10 años de edad. La mecánica es muy sencilla elegid unas pocas golosinas o dulces navideños aptos para la edad del niño y envolvedlas en papel aluminio. Debe haber un paquetito por niño. A continuación el papá o la mamá esconderá los paquetitos por toda la casa y los niños deberán encontrar sus golosinas siguiendo el viejo sistema del “frio – caliente”.

Por qué es una buena actividad

Los niños, desde los 2 años sienten verdadera pasión por las sorpresas. Da igual que ellos mismos hayan ayudado a envolver la sorpresa. El sólo hecho de poder abrirla les va a permitir sentir esa magia e ilusión de descubrir una sorpresa. Además el juego de “frío” – “caliente” les ayudará a desarrollar la atención y concentración así como la capacidad de comprender conceptos abstractos.

3. El deseo secreto

Este otro juego es una tradición en nuestra familia precisamente en la última noche del año. Cada niño (y cada padre) tiene que pensar en un plan muy muy especial. Puede ser una actividad como ir a una casa rural, ir a un parque de dinosaurios o un viaje en familia como por ejemplo ir a Disneylandia. Como este puede ser un año difícil podemos pensar en planes que no impliquen viajar o que podamos hacer con los primos o abuelos a lo largo de todo el año, como por ejemplo una excursión a la montaña o ir a un restaurante con terraza para poder estar juntos. A continuación, en una hojita, tenemos que hacer un dibujo que represente ese deseo. Una vez esté hecho el dibujo lo doblamos y lo metemos en un sombrero o una urna de cristal. Cuando den las 12 de la noche una “mano inocente” sacará un papelito del sombrero y desvelaremos el deseo.

Por qué es una buena actividad

Los dibujos, como ya hemos visto ayudan a expresar nuestras emociones. En este caso el niño va a poder expresar un deseo y con ello poner un punto de ilusión y esperanza en los últimos días de un año que ha sido difícil. Además el hecho de que el papelito sea secreto y que no se abra hasta media noche va a permitir que los niños trabajen el autocontrol y su capacidad de espera. Es un juego que llena a toda la familia de ilusión.

4. El villancico

En una buena celebración de Navidad con niños pequeños no pueden faltar los villancicos. Recuerdo que en casa de mi abuela había paraguas de chocolate colgados del árbol y nadie podía llevarse su paraguas sin haber cantado un villancico. En nuestra casa solemos cantar villancicos justo después de cenar (aunque no tenemos paraguas ni dulces asociados al canto). Pueden cantar en plan solistas, por parejas o en grupo, pero el hecho es que canten todos cantemos un villancico.

Por qué es una buena actividad

Las canciones, y en este caso los villancicos, nos ayudan a recordar momentos concretos y hacerlos algo más especiales. Esta actividad es también positiva porque ayuda a los niños a perder el miedo al ridículo y superar la vergüenza, aunque esto sólo ocurre si lo hacemos de forma adecuada. Un truco que funciona muy bien es que, en lugar de poner al niño delante de la cámara de vídeo y pedirle que cante en primer lugar, seamos los adultos los que cantemos primero. Eso hará que el niño pase menos vergüenza y se muestre dispuesto a seguir nuestro ejemplo de una forma espontánea. El otro tuco que funciona es no presionar a ningún niño a que cante. Si hay algún niño más tímido simplemente di: “Cada uno va a cantar un villancico. Puedes cantar o si prefieres no hacerlo, no tienes por qué cantar”. Sólo por el hecho de decir esta frase tan sencilla el niño tímido se va a sentir más tranquilo y seguro y va a aumentar mucho las probabilidades de que cante. Si finalmente no quiere cantar en solitario podemos cantar un villancico en familia, grabarlo en vídeo y confiar en que sienta más confianza arropado o arropada por el grupo.

5. La video llamada

Creo que esta actividad estará en la lista de todas las familias este año. La actividad en sí no tiene mucho que explicar. Solo tenemos que hacer una videollamada a los abuelos, a los tíos y primos con los que nos solemos juntar. Sin embargo, le vamos a poner un toque muy especial porque en esta ocasión podemos enseñar a los abuelos o los primos el retrato que de ellos hemos hecho durante la mañana o la tarde.

Por qué es una buena actividad

Para los niños mostrar sus dibujos siempre es algo importante. Esta vez además sentirán la emoción que su tiempo y dedicación despierta en sus seres queridos. Es simplemente una forma bonita de tenerlos presentes y hacérselo saber.

La verdad es que estas van a ser unas navidades algo especiales. Difíciles para todos los que vamos a echar de menos abrazar a nuestros padres o hermanos. A pesar de todo ello y de la tristeza que nos pueda dar espero que estas actividades os inspiren y os ayuden a tener una feliz cena o comida de navidad sintiendo a esas personas especiales algo más cerquita.

6 comentarios de “5 actividades que harán nuestra cena de Nochebuena especial (aunque no estemos con los primos y abuelos)

  1. Nerea Asua Valbuena dice:

    Querido Alvaro: Fuiste mi neuropdicologo en el Ceadac. Para mi fue un gran paso en mi recuperacion tras una encafalitis. Te sigo con verdadera admiracion. Mil gracias por tu ayuda hace ya 10 años y siempre rwcierdo tus consejos. Gracias, gracias y gracias

  2. Melissa dice:

    Definitivamente voy a implementar el juego de “frío y caliente “. Me parecen geniales estos consejos. Nada como pasarla bien y en familia.

  3. Inés dice:

    Buenos días, podrías explicarme un poco más el juego “El deseo ecreto”. ¿Sólo sacamos un papel, que se hace con los demás deseos, el que sale hay que cumplirlo? Muchas gracias por ayudarnos a ser mejores padres.

    • Álvaro Bilbao dice:

      Los otros deseos se quedan en el sombrero. Es una manera buena de enseñar a los niños que cada cosa tiene su turno. Nosotros lo solemos hacer con algún viaje (porque no podemos hacer más de un viaje al año). Si son deseos pequeños, como ir al parque o ir a tomar un helado (que se pueden cumplir todos) quizás lo que podáis hacer sea intentar cumplirlos en el orden que han salido o si los niños son pequeños símplemente la sorpresa será que todos descubriremos el deseo de los demás a medida que vayamos abriendo el papelito. Un abrazo!

  4. Clawdia dice:

    Muy buenas ideas, ¿Y para las familias en las que solo hay un niño? Se que se pueden hacer las actividades igualmente, pero como gestionar que el niño se sienta solo sin más niños cerca….

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *