fbpx

Ahora es ahora…(o por qué a veces tu hijo no te hace caso cuando se lo pides)

A veces los padres nos extrañamos del comportamiento de nuestros hijos e incluso nos enfadamos con ellos sin darnos cuenta de que nosotros mismos hemos programado esos comportamientos que no aceptamos en ellos.

El otro día estaba en el supermercado y he podido observar  esta escena entre un niño de 3 años y su madre. El niño estaba pidiendo a su mamá que le ayudará a coger una caja de la estantería y esta le ha contestado con el clásico “Ahora voy”.  Medio minuto más tarde, el niño se ha acercado a su madre y le ha vuelto a pedir que le ayude; la madre en un tono de voz más alto y con cierta cadencia de pérdida de paciencia le ha vuelto a responder “Ahora voooy”. El niño  sorprendentemente resignado y paciente para su edad ha vuelto a su posición junto a su estantería y después de otro ratito ha vuelto a insistir “Mamá, ¡que me ayudes!”, a lo que la madre ya notablemente cansada le ha respondido “Te he dicho que ahora voy! Así que espera”.  Entonces el niño, con esa sabiduría que solo tienen los niños pequeños, le ha dado una respuesta que me ha tenido toda la tarde pensando….

Le ha dicho simplemente “Mamá. Ahora es ahora”.

Me he estado imaginando la vida familiar de esa niña y en cuántas ocasiones habrá escuchado eso de “Ahora voy”:

“Mamá me das un vaso de agua”

“Ahora voy…”

———————————————-

– “Mamá, Pedrito me está pegando”

– “Ahora voy…”

———————————————

– “Papá no quiero comer más”

– “Ahora terminas…”

——————————————-

– “Mamá cuándo vamos a ir al parque”

– “Ahora vamos…”

—————————————–

– “¿Papá, juegas conmigo?”

– “Ahora voy…”

Creo que me lo he podido imaginar bien porque son frases que pronunciamos todos los padres y que, en nuestra mente se traducen por un “Voy en un momento”, “Te ayudo en un momento” o “Juego contigo en un momento”.  No es malo acabar lo que estamos haciendo y tampoco es malo que los niños aprendan a esperar. De hecho, aprender a esperar es para muchos expertos el factor más importante para el desarrollo intelectual y emocional de los niños.

Sin embargo, también me he puesto en la perspectiva del niño. Del niño cuyo padre le pide que se ponga los zapatos, que apague la tele, que se lave las manos, que vaya a la mesa a comer  o que deje de saltar sobre la cama… El niño puede responder con el mismo “Ahora voy” para ganar algo más de tiempo (como le enseñaron).  Sin embargo, en esta ocasión los padres no somos tan pacientes como los niños…y en muchos casos su mamá o su papá le reprocharon con aquella frase de…”Te he dicho que vengas ahora”, “Te he dicho que bajes ahora” o simplemente…“¡Ahora es ahora!”.

¿Cómo va a hacer caso de inmediato sí durante toda su vida sus padres le enseñaron que “ahora” significa dentro de un rato!!?

A veces las contradicciones de los adultos crean un estado de confusión importante en los niños porque esperamos que entiendan lo que nosotros no somos capaces de explicar con nuestro ejemplo y les exigimos lo que nosotros no sabemos dar.  Por eso lo he hablado con mi mujer y a partir de hoy en nuestra casa cambiaremos “Ahora voy” por “Espera un momento”. Confío en que así, los niños entiendan mejor el significado de las palabras “ahora” y “espera”  y nos ayude a todos a entendernos mejor, a ser un poco más pacientes cuándo toca ser pacientes y un poco más diligentes cuando él ahora realmente signifique ahora.

Por: Álvaro Bilbao. Autor de El cerebro del niño explicado a los padres

Nota: Si tienes hijos entre 0 y 6 años de edad y quieres aprender estrategias de educación positiva para educarlos comprendiendo sus necesidades; sin gritos ni castigos te invito a inscribirte en el mi nuevo curso online: EDUCAR EN POSITIVO  ¡5000 padres inscritos!   Aprovecha el OFERTÓN BLACK FRIDAY. Te podrás inscribir en este curso y recibirás, de regalo, una inscripción en el curso “El cerebro del niño” para que la disfrutes tu o se la regales estas navidades a quién tu quieras. Haz clic en la imagen y echa un vistazo a la oferta!! Pero date prisa. La oferta caduca este Domingo!!

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *