fbpx

Las dos buenas razones por las que a muchos papás no les gusta el porteo

Hace ya unos años cuando nació nuestro primer hijo iba yo tan contento con el portabebés por el supermercado (algo muy últil, porque te deja las manos despejadas), me encontré con un amigo y nos pusimos a charlar. Como todo el mundo echó un ojo al niño. Enseguida me dijo: “No se cómo puedes con el portabebés. A mi me molestaba muchísimo”. Y la verdad es que no le dimos muchas vueltas.

Unas semanas más tarde otro amigo por la calle me dijo lo mismo, aunque añadió algo más de detalle. “Buff…el portabebés…menudo infierno. Yo lo llevé y me iba dando todo el rato en los huevos! (perdón por ser así de explícito) ¡Qué dolor!”. Y yo le dije que a mi si me dolía la espalda después de un buen rato…(pero no lo otro).

Y así seguimos un tiempo hasta que Diego se hizo algo mayor…Con 9 meses ya sostenía un bien la cabecita y era mucho más interactivo…y un buen día de primavera como hoy mi mujer dijo: “Álvaro, vamos a poner a Diego al revés para que pueda mirar para adelante y ver las cosas mejor. Le va a encantar!!” Y si…lo pusimos mirando para fuera con otro porteador que teníamos por casa (que no era ergonómico)…. Y entonces lo entendí!! Claro que te duele. Te duele ahí abajo. Y te duele ahí abajo porque al llevarlo mirando hacia la calle inviertes su postura.. sus piececitos en lugar de abrazarte se quedan colgando de las rodillas y se balancean al ritmo de tus pasos. Y casi con cada paso se balancean hasta darte exáctamente….ahí abajo.. Con cada pie te da en uno distinto y efectivamente a los 100 o 200 metros ya no pude más.

Así que si. Hay dos buenas razones por las que a muchos padres no les gusta el portabebés. Se llaman testículos y si, puedo dar fe de que puede ser muy doloroso recibir decenas de diminutos talonazos en los testículos en un paseo de tan sólo 5 minutos.  Sin embargo, también hay una solución muy sencilla para todos los papás que quieran probarlo, usarlo a diario o de vez en cuando. Utilizando un portabebés ergonómico y llevarlo como hay que llevarlo. Haciendo que el bebé pegue su pecho contra el tuyo o contra tu espalda. Así es muy poco probable que sus piececitos te den donde tu sabes porque estarán abrazándote la cintura en lugar de colgando.

Además como explica este vídeo del Colegio de Fisioterapeutas de Madrid, existen muchos beneficios para el desarrollo motor y articulatorio del bebé, es muy sencillo, te deja las manos libres y a los niños les encanta.

Ya sabéis que en este tema como en otros muchos, hay muchas opciones válidas y positivas. Yo no he sido un loco del porteo..la verdad. Lo he hecho en muchos momentos y en otros muchos hemos tirado de carrito y a nuestros hijos les ha parecido bien lo uno y lo otro. Lo más importante es que os entendáis con ellos y si con este post algún papá se puede ahorrar molestias…ahí abajo, pues tanto mejor!!

Por: Álvaro Bilbao. Autor de El cerebro del niño explicado a los padres

Nota: Si tienes hijos entre 0 y 6 años de edad y quieres aprender a apoyar el desarrollo de su mundo intelectual y de su inteligencia emocional te invito a inscribirte en el mejor curso online de p/maternidad¡8.000 padres inscritos! ¡Inscríbete hoy con un 50% de descuento!

Cupón 50%

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *