fbpx

Las 5 razones por las que no he comprado esto a mi hija en la gasolinera (a pesar de su adorable cara de ilusión)

Estamos de viaje, camino de Bilbao porque el domingo es el cumpleaños de mi padre. Como pasa tantas veces los niños se han quedado deslumbrados con los juguetes del autoservicio. Mi hija Leire ha venido a pedirme que le compre esta caja de adornos de Frozen con una cara adorable. Eran solo 3 euros, y su cara y lo bien que se porta me han hecho pensar en regalárselo. Pero he decidido que no (como casi siempre que se presenta esta situación). Aquí están las 5 razones que me han hecho tomar esta decisión.

1. Porque no lo necesita para ser feliz. Cientos de estudios demuestran que las cosas no dan la felicidad. Los niños que tienen dos set de maquillaje no son el doble de felices que los que tienen uno y los que tienen una pelota no son la mitad de felices que los que tienen dos.

2. Porque ya tiene cosas parecidas. Comprarlo hubiera sido símplemente para satisfacer el impulso, pero no porque le aportara nada nuevo que no tuviera ya. Bueno, sí…la ayudaría a ser más consumista.

3. Porque no hay un motivo real para comprarlo sin más (más allá de su ADORABLE carita…claro)

4. Porque los Reyes están a la vuelta de la esquina y es bueno que sepa esperar los momentos oportunos para hacer y tener las cosas

5. Porque aprender a esperar y ser capaz de controlar la frustración son, según todos los estudios de inteligencia emocional es una de las habilidades más importantes para conseguir sus metas y ser feliz en la vida.

Así que decirle “No” me ha parecido mejor regalo que decir “SI”.

Como todos esto es muy largo para explicárselo con 4 años, le he dicho lo siguiente, mientras le daba un abrazo. “No cariño. No necesitas comprar esto para ser feliz. Tener cosas no te hace ser más feliz. Si lo quieres de verdad, puedes pedirlo a los Reyes y esperar a que te lo traigan”. Lo ha entendido. En el fondo sabe que es muy bonito y le gusta mucho…pero que ya tiene todo lo que necesita para ser feliz.

A veces me gusta darles gusto y comprarles alguna cosita, pero muy rara vez. Por lo general, como hoy, me inclino por ayudarles a entender que no necesitan muchas cosas para ser felices. Ahora ya estamos en el coche. Os aseguro que Leire está igual de contenta que antes de parar, pero ahora es un poco más fuerte.

La verdad es que aprender a poner límites de una manera positiva nos ayuda a eso precisamente…a hacer que nuestros hijos sean más fuertes.

Feliz finde a todos!

Por Álvaro Bilbao – Autor de “El cerebro del niño explicado a los padres”

Si te ha gustado este post no dejes de consultar la super promo del Black Friday!! Podrás inscribirte en el curso online y aprender estrategias para favorecer la paciencia y el autocontrol en tus hijos de una manera positiva. Echa un vistazo!

iMAGEN oFERTÓN

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *