¡Es difícil tener 18 meses!

18 meses

El periodo que va de los 18 a los 24 meses es una edad difícil. Es difícil para el niño y es difícil para los padres que en muchos casos quieren ayudarlo, manejarlo y comprenderlo pero no saben por donde empezar. Para algunos padres el niño se ve muy mayor porque puede caminar y decir alguna palabra. Pero el niño de 18 meses puede sentirse muchas veces atrapado entre el mundo del bebé y el mundo del niño.

Estas son algunas cosas que hacen que el mundo del niño de 18 meses sea difícil

1, No pueden controlar sus emociones (aunque te enfades)

Para un niño de 18 meses la vida es una gran montaña rusa. Cualquier emoción se siente muy, muy grande. Los sustos se viven muy atemorizantes, el hambre se siente insoportable, estar un poco cansado puede ser extenuante y la frustración resulta totalmente insufrible. Es como si tuviera un gran amplificador que hace que todas las emociones se sientan (y se manifiesten) de una forma que sobrecoge al niño. Quizás sea por esa intensidad que los niños de esta edad no saben, ni pueden, manejar sus emociones. Cuando experimentan hambre, cansancio, pena o frustración también sienten la impotencia de no poder controlar esa emoción.  ¡Eso hace que se sientan asustados!

2. No pueden expresarse (aunque les gustaría)

A esta edad el niño puede formular palabras en su mente, pero todavía no domina sus cuerdas vocales o su capacidad articulatorio por lo que siente como sus pensamientos quedan atrapados en su cerebro sin poder salir. Es frustrante para ellos, porque muchas veces tienen claro lo que quieren hacer o pedir, pero símplemente no pueden explicártelo.

3, No entienden tus razones (aunque se las expliques mil veces)

Un error habitual de los padres de niños de esta edad (e incluso más mayores) es empeñarse en razonar con ellos acerca de algunos temas. Explicar no es un error en sí, porque ayuda a los niños a ir entendiendo poco a poco y desarrollar antes su capacidad para razonar. Lo que sí es un error es esperar que niños de tan corta edad respondan a los razonamientos. Los niños de 18 meses no pueden comprender razonamientos complejos como “Ya te he dicho que…” o “Es que si haces esto te vas a hacer daño” o “Vamos a volver a casa porque papá tiene que preparar la cena”. Si el niño no te hace caso no pienses que es insensible o egoísta porque la realidad es que no ha entendido ninguno de tus razonamientos. Básicamente su cerebro no es capaz de razonar, aunque está bien que vayáis empezando…

4. Necesita experimentar con todo y a todas horas (aunque a tí no te guste)

A los 18 meses la mayoría de niños pueden caminar con cierta soltura y eso les abre un mundo de posibilidades. Como ya puede caminar su instinto le pide que investigue y toque todo lo que tiene a su alrededor. Los padres intentamos frenarles y pedirles que estén quiero pero la realidad es que tocar, explorar, subirse aquí y allá… ¡Es su trabajo a esta edad! (aunque los padres a veces no lo entendamos). Es una edad que requiere una supervisión casi constante y en muchos casos es normal que le digamos que no para protegerlo o tener mínimamente controlada la situación. La mejor estrategia a esta edad es tener la casa a prueba de objetos y materiales peligrosos y el espacio lo más seguro posible para que el niño pueda explorar con libertad.

5.No puede hacerte caso (aunque quiera)

Muchos padres se enfadan con sus hijos porque no les hacen caso, pero la realidad es que en muchos momentos no son capaces. Si algo llama su atención y deciden tocarlo no son capaces de escuchar tus palabras mientras miran o juegan con ese objeto. Símplemente no pueden hacer dos cosas a la vez. Por otra parte, si consigues llamar su atención, que te escuchen y te comprendan en muchos casos no son capaces de dejar algo que están haciendo porque su cerebro no tiene todavía las neuronas que inhiben la actividad, por lo que en muchos casos no pueden parar aunque quieran. De hecho a esa edad no suelen dejar de jugar con un objeto…lo que suele ocurrir es que lo cambian por otro que les gusta más.

6. A ratos quiere ser mayor…y a ratos quiere volver a ser un bebé

Todo ese deseo de explorar hace que los niños quieran y se sientan en muchos momentos “mayores” e independientes. Les gusta alejarse un poco de mamá, les gusta subirse donde papá les dijo que no subieran y les gusta levantar objetos y moverlos de un sitio a otro. ¡Se sienten mayores y fuertes! … Pero en cuanto se asustan, están cansados o se hacen daño necesitan volver a sentirse cuidados y protegidos. En realidad los niños de 18 meses suelen vivir entre su vida de explorador y su vida de bebé. Puede ser confuso para el niño (y para los papás también)

7. Sienten a sus padres decepcionados por primera vez

Como hemos visto con 18 meses los niños no comprenden bien, no pueden hacerte caso en muchos momentos y no son capaces de hacer lo que les pides. Aún así es frecuente que los padres nos enfademos o frustremos con ellos. En muchos casos los niños pueden sentir que nos decepcionan. De hecho en la mayoría de familias, los primeros conflictos entre niños y sus padres comienzan alrededor de los 18 meses de edad, cuando los padres creen que el niño ya empieza a ser responsable de lo que hace. Sin embargo, a esa edad, los niños no son responsables de sus acciones y tampoco comprenden por qué sus padres se enfadan y se decepcionan ya que en la mayoría de los casos no pueden actuar de una forma distinta.

Como puedes ver son muchas las razones por las que tener 18 meses puede resultar difícil para los niños. Su vida es como una pequeña montaña rusa llena de subes y bajas, no pueden controlar sus emociones y, por si esto fuera poco, a veces les pedimos demasiado haciéndoles sentir culpables. La verdad es que los niños de 18 meses siguen siendo tan buenos como los bebés, solo que ahora sus necesidades son otras. En la mayoría de los hogares lo que más ayuda es tener abundante espacio seguro para que pueda explorar y que sus padres comprendan dos cosas; (1) que durante unos meses el niño va a necesitar mucha supervisión y (2) aprender a poner límites de forma positiva.

2 comentarios de “¡Es difícil tener 18 meses!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *