fbpx

Una parroquia de Texas ofrece “abrazos de madre” durante el día del Orgullo Gay a aquellos que lo necesiten

Puede parecer una noticia bonita…pero no lo es. O por lo menos no del todo…

Ocurrió durante el desfile del día del Orgullo Gay de 2018.

No se había anunciado, ni se había hecho publicidad sobre esta acción. Fue símplemente un acto espontáneo de un grupo de madres de una parroquia de Texas. Decidieron acompañar al desfile de una manera muy especial. Se pusieron en los laterales de las calles con carteles que decían “Abrazos de madre” y “Abrazos de madre para quién los eche de menos”… La respuesta fue abrumadora. Cientos de jóvenes (y no tan jóvenes) se acercaron a recibir un “abrazo de madre”…. símplemente porque los echaban de menos.

Los comentarios que escucharon fueron de todo tipo….desde “Mis padres no me aceptan como soy”, “Hace años que mi madre no me abraza” o “Mi padre no me habla” hasta otros mucho más cotidianos como “Hace mucho que no voy a ver a mis padres”.

La artífice de esta bonita iniciativa fue Jen Hatmaker, una madre, bloguera y activista de su parroquia, quien convenció a otras muchas madres para unirse a su cruzada para que ningún chico ni chica que lo echara de menos se quedara sin su abrazo de madre.

View this post on Instagram

My beloved little church went downtown to the #AustinPrideParade and gave out Free Mom Hugs, Free Dad Hugs, Free Grana Hugs, and Free Pastor Hugs like it was our paying jobs. And when I say hugs, I mean THE KIND A MAMA GIVES HER BELOVED KID. . Our arms were never empty. We “happy hugged” a ton of folks, but dozens of times, I’d spot someone in the parade look our way, squint at our shirts and posters, and RACE into our arms. These were the dear hearts who said: . “I miss this.” “My mom doesn’t love me anymore.” “My Dad hasn’t spoken to me in three years.” “Please just one more hug.” . You can only imagine what “Pastor Hugs” did to folks. 😭 So we told them over and over that they were impossibly loved and needed and precious. And we hugged until our arms fell off. This is what we are doing here, what we are here for. . The last pic is what you look like at the end of Pride covered in glitter, sweat, and more than a few tears. . Thanks to Sara Cunningham and the @freemomhugs tribe for the wonderful inspiration.

A post shared by Jen Hatmaker (@jenhatmaker) on

No sólo las madres ofrecieron abrazos, otros miembros de la parroquia también ofrecieron sus abrazos y los participantes del desfile pudieron ver carteles y probar “Abrazos de padre”, “Abrazos, de abuela” y abrazos de abuelo.

Según cuenta la propia Jen, abrazaron hasta que les dolieron los brazos, pero fue una experiencia muy muy bonita para todo aquel que quiso participar de ella. Y es que esta historia nos recuerda algo, que a veces los adultos queremos o pensamos que podemos olvidar.  No es otra cosa que “Todos, todos sin excepción necesitamos en lo más profundo de nosotros la aprobación y el afecto de nuestros padres”.

Esta triste y también bonita historia, también nos permite reflexionar sobre otro fenómeno muy muy importante que muchos padres desconocen y que siempre intento explicar en mis conferencias y cursos para ayudar a los padres a “Educar en positivo”.  Es el siguiente:

Nuestros hijos, por muy maravillosos que sean y por mi maravillosos que seamos como padres no van a ajustarse al 100% a las expectativas, anhelos o deseos que tenemos para ellos. Siempre va a haber algo de ellos que no se ajuste a nuestra imagen de “hijo ideal”. Puede que no ocurra cuando el niño tiene dos años, ni cuando tiene tres…pero ocurrirá. Llegará el día en que encontremos algo en nuestro hijo que no encaje con lo que queríamos, lo que pensábamos o lo que de alguna manera nuestro inconsciente nos diga que debíamos esperar. Puede que sean cosas tontas como que no le guste comer las verduras tanto como nos gustaría. Puede que sea más tímido, o miedosa de lo que hubiéramos querido. Puede que no sea tan estudioso, ordenado o atlético como nos imaginábamos. O símplemente puede que tenga peor genio, más energía o menos necesidad de dormir de lo que nosotros esperábamos. El caso es que a todos los padres les llega el momento en el que de una manera u otra se encuentran frente a frente con un hijo que, en alguna de sus facetas no encaja con lo que ellos esperaban. A todos nos pasa en algún momento. Y si no te ha pasado…creéme…te pasará.

En esos casos…lo único que podemos hacer es darnos cuenta de que todas esas imperfecciones están en nuestros ojos, en nuestra mirada y no en el niño. Y cuando te hayas dado cuenta, toma aire, respira y abraza a tu hij@. Dale un abrazo de madre, de padre…y símplemente dile todo lo que les quieres y lo orgullos@ que estás de él o de ella. Hazlo desde que sean bien pequeños y no necesitarán abrazos de otras madres y otros padres porque sabrán que tus brazos están siempre abiertos para ellos.

Por Álvaro Bilbao – Autor de “El cerebro del niño explicado a los padres”

Nota: Inscríbete hoy en el curso Online “Educar en positivo” y aprenderás estrategias eficaces para educar con respeto, firmeza, amor y confianza y ayudarles a desarrollar una gran autoestima. ¡¡Haz click en la imagen es inscríbete con un 50% de descuento!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *